VOLVER A ACTUALIDAD

Adopta hábitos saludables para este verano: consejos de la nutricionista Angélica Aragón
COMPARTIR

La nutricionista y farmacéutica Angélica nos habla sobre cómo adoptar hábitos saludables antes del verano.

Con la llegada de junio, las vacaciones se acercan rápidamente y muchos sienten la presión de perder esos kilos de más que no favorecen al traje de baño. Frecuentemente me preguntan: «¿Cómo puedo deshacerme de esos kilos de más antes del verano?»

Como farmacéutica y nutricionista, mi consejo es evitar las dietas milagrosas y los productos caros que prometen resultados rápidos. Si estos productos fueran realmente efectivos, ¿quién tendría sobrepeso?

La clave está en una buena nutrición diaria y actividad física regular, idealmente semanal si no es posible diariamente. Comer de manera equilibrada y caminar una hora al día mejorará tu salud y tu peso gradualmente.

Todavía estás a tiempo de comenzar a comer sano, mejorar tu salud y perder algunos kilos. La alcachofa es una excelente aliada en este proceso. ¿Recuerdas la famosa dieta de la alcachofa? Te propongo algo más equilibrado: una combinación de piña y alcachofa durante tres días. Esto ayudará a reducir la retención de líquidos, disminuir la inflamación, evitar el estreñimiento y, sí, también a perder peso.

Estos tres días deben formar parte de un menú equilibrado que incluya abundantes frutas y verduras, legumbres y granos integrales, carnes y pescados magros, todos cocinados de forma saludable con aceite de oliva como la grasa principal. Esta recomendación es para adultos sin patologías previas. Es fundamental personalizar los menús y seguir siempre los consejos de un profesional especializado.

Durante estos tres días, se recomienda consumir entre 4 y 5 alcachofas por día, distribuidas en las comidas principales. Es preferible consumirlas de manera natural, ya que al cocerlas se obtiene un caldo que se puede tomar colado en tazas. A este caldo se le puede añadir un poco de jengibre para aumentar su efecto antioxidante y anticancerígeno.

Los alimentos prebióticos y el kéfir son ideales para mejorar nuestra microbiota intestinal, lo cual es esencial en la mayoría de los procesos inflamatorios y digestivos del cuerpo. Recordemos el eje intestino-cerebro: al mejorar nuestra microbiota intestinal, mejoran tanto nuestras patologías como nuestras emociones.

No dejes de seguirnos para conocer más recetas y consejos saludables.