VOLVER A ACTUALIDAD

Controla la diabetes comiendo brócoli
COMPARTIR

La nutricionista y farmacéutica, Angelica Aragón, nos acompaña de nuevo en esta sección para hablarnos sobre la diabetes, una enfermedad cuyas cifras van en aumento, y que a través del consumo de brócoli podemos controlarla.

La diabetes afecta a uno de cada 7 adultos, causo en 2021 6,7 millones de muertes. Más de 1,2 millones de niños y adolescentes de entre 1-19 años viven con diabetes tipo1, 541 millones de adultos sufren riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

El 90% de los casos en adultos corresponden a diabetes tipo 2, pero cada vez más, también se observa en niños y adolescentes debido al aumento de sobrepeso y obesidad, ocasionados por la mala alimentación y el aumento del sedentarismo.

Propiedades y beneficios del brócoli frente al control diabetes.

Las verduras son uno de los pilares esenciales en la dieta, y en especial en la de las personas con diabetes, por su gran valor nutricional y bajo contenido en hidratos de carbono. El brócoli, además de delicioso, es una verdura con un bajo índice glucémico, es decir, los hidratos de carbono de este alimento pasan a la sangre en forma de glucosa de manera más lenta que otros. Asimismo, contribuye a bajar la carga glucémica de alimentos ricos en hidratos de carbono (pastas, arroz, quinoa o patatas) cuando se combinan con brócoli u otras verduras.

El brócoli, perteneciente a la familia de las brasicaceas (crucíferas) que se caracterizan por su color verde intenso, tiene un gran poder saciante gracias a su alto contenido en fibra y agua. Asimismo, es rico en vitaminas y minerales como potasio, magnesio y hierro.

El consumo de esta verdura de forma semanal y rutinaria, contribuye a mejorar los daños ocasionados por la diabetes en los vasos sanguíneos y a nivel cardiaco, por eso, farmacéuticos y deportistas recomendamos que se consuma habitualmente dentro de una dieta equilibrada.

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition, seguir una dieta rica en vegetales, frutas, verduras, granos y legumbres, y utilizar aceite de oliva virgen como la principal fuente de grasa, contribuye a un envejecimiento saludable y disminuir el riesgo global de diabetes tipo 2.

Una diabetes mal controlada puede derivar en numerosas complicaciones médicas, pero un buen control de peso, una alimentación saludable y la práctica regular de ejercicio físico ayudan a mitigar significativamente estos riesgos.

Por lo tanto, os animo a consumir este producto saludable y delicioso, y a experimentar con nuevas recetas.