Alcachofa Cricket
Tan sabrosa como versátil, así es la alcachofa
COMPARTIR
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Consumir verduras y frutas de temporada contribuye a fomentar un sistema alimentario más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. El sabor del producto que ha crecido en condiciones óptimas dista mucho del que se desarrolla en invernadero, además su producción supone una reducción del consumo energético, lo que conlleva una menor emisión de dióxido de carbono. Desde Cricket os animamos a consumir productos de temporada y hoy os presentamos a una súper verdura perfecta para disfrutar durante los meses de otoño e invierno: la alcachofa.

En Cricket producimos 2 variedades: alcachofa de Tudela y alcachofa de semilla, que destacan por su color, frescura y, sobre todo, por su sabor. Tan sabrosa como versátil, esta verdura cuenta con infinidad de propiedades beneficiosas para nuestro organismo, te invitamos a conocer algunas de ellas: 

  • Contiene numerosos minerales como fósforo, hierro, magnesio, calcio y potasio, así como diversas vitaminas, entre las que destacan la vitamina B1, la vitamina C y la niacina.
  • Frena el envejecimiento de nuestras células y la piel.
  • Su alto contenido en fibra no solo ayuda a reducir la glucosa en sangre, sino también protege contra el estreñimiento y genera sensación de saciedad. 
  • Contribuye a controlar los niveles de colesterol
  • Cuentan con un gran efecto diurético, que unido a su bajo contenido calórico suponen el complemento perfecto en cualquier dieta. Sobre todo en aquellas que buscan ayudarnos a sentirnos más ligeros.

Dejando a un lado todos estos beneficios que nos proporciona la alcachofa, cabe destacar el valor gastronómico del producto, cuyas propiedades han sido alabadas por numerosos y reconocidos chef del panorama internacional.

¿Quieres saber cómo cocinarla? ¡Toma nota!

  •  Al vapor con hierbas aromáticas. Pon a cocer las alcachofas al vapor ya limpias, y deja que se hagan durante 25 minutos aproximadamente.
  • Al horno. Prepáralas junto con una pizca de aceite y de sal, a 200º hasta que estén tiernas y doradas.
  • Hervidas, muy sencillas de preparar y listas en 15 minutos. Sumérgelas en agua cuando ya esté hirviendo y añade unos dientes de ajo laminados
  • Fritas, a fuego medio-bajo. Esta verdura puede absorber mucho aceite así que es mejor hacerlas con poco aceite, y darles la vuelta cada 5-6 minutos.

 Cada vez más personas encuentran en este producto un auténtico manjar, además de proporcionar numerosas posibilidades en su preparación. Cocida, frita, rebozada, asada… prueba la alcachofa en sus diferentes versiones y descubre un producto que se convertirá en el complemento perfecto de tus platos estrella.