Romanesco, rico en vitamina C

VOLVER A ACTUALIDAD

Romanesco, rico en vitamina C
COMPARTIR

Tras su espectacular aspecto se esconde una verdura muy versátil en la cocina y con grandes propiedades para nuestro organismo. El romanesco pertenece a la familia de las Brassicas, y al igual que la coliflor lo que se consume es el pedúnculo de la flor.

En Cricket nos encontramos en plena temporada de esta verdura, típica de los meses de invierno, siendo la mejor época para disfrutar de su sabor y cualidades.

Propiedades del romanesco (Vitamina C)

Esta verdura de color verde lima tiene un aporte calórico muy bajo ya que su composición es un 90% agua. Entre sus propiedades destaca su contenido en vitaminas, especialmente vitamina C, cuya concentración es superior al del resto de variedades de coles. Además, posee vitamina K, esencial para la correcta coagulación de la sangre, y vitamina E, que actúa como antioxidante ayudando a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres.

También destaca su contenido en ácido fólico, provitamina A, así como en minerales como magnesio, fibra, calcio, fósforo y potasio. Además, posee propiedades compartidas con el brócoli y la coliflor como es el sulforafano, considerado un tesoro del mundo vegetal. Además, contiene pequeñas dosis de ácidos grasos esenciales como omega-3 y omega-6.

Beneficios del romanesco:       

  • Antioxidante

Su alto contenido en beta-caroteno convierte a esta verdura en un poderoso antioxidante, recomendable para prevenir enfermedades degenerativas y estimular el sistema inmune.

  • Favorece el control del peso

Favorece el control del peso por su bajo aporte calórico y por su alto contenido en fibra, un componente con gran poder saciante que contribuye a comer en exceso.

  • Fortalece el sistema inmune

Su contenido en vitamina C promueve la función de los neutrófilos y los glóbulos blancos, los cuales ayudan a curar los tejidos dañados y combatir las infecciones.

  • Favorece el tránsito intestinal

Su alto contenido en fibra contribuye a mejorar la flora intestinal, facilitando el tránsito y previniendo el estreñimiento.      

  • Mejora la salud ósea

Su alto contenido en calcio contribuye a mantener los huesos densos y fuertes, previniendo enfermedades como la osteoporosis.

  • Mejora el estado de la piel

Su contenido en vitaminas del grupo B, las cuales se relacionan con la producción de anticuerpos y glóbulos rojos, contribuyen al mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas y a mejorar el estado de la piel.

Romanesco en la cocina

Si por algo se caracteriza esta verdura es por su versatilidad en la cocina, aportando a los platos un sabor agradable y dulce. El romanesco se puede consumir tanto crudo como al vapor, hervido, frito o al horno.

  •  En crudo

Consumir el romanesco en crudo es rápido y sencillo, y es la mejor forma de disfrutar de todos sus nutrientes. Esta verdura es perfecta como ingrediente en ensaladas o como crudités acompañado de otras verduras.  

En el momento de prepararlo, es importante lavarlo bien antes de consumirlo.

  • Al vapor o hervido

La forma más habitual de consumir esta verdura es al vapor o hervida.

Para conseguir una textura firme basta con que se cocine durante 10 minutos, para dejarla tierna serán necesarios alrededor de 20 minutos.

Hay que tener cuidado de no alargar en exceso la cocción para evitar que pierda su textura, y que su tiempo de cocción variará dependiendo de si se cocina entero o en ramilletes.

  • Al horno

Otra forma de consumir el romanesco es asado, muy sencillo de cocinar y rápido. Para ello, precalentamos el horno a 180 ° y dejamos que el romanesco se dore durante unos 15 minutos.

Si necesitas ideas de recetas con romanesco para disfrutar de todos sus beneficios, no te pierdas cada viernes la receta que publicamos en nuestras redes sociales.

Otras noticias